sábado, 8 de julio de 2017

La Otra Memoria Histórica. San Fermines 1978

La Transición fue una tomadura de pelo. Una sangrienta estafa, que no sólo se ha intentado ocultar, sino que se cubrió un vergonzoso manto de impunidad a los genocidas de la dictadura y a los asesinos fascistas de los años en los que se cambió todo para que no cambiara nada.

En 1978, con los sucesos de Vitoria y Montejurra muy presentes en la población, los fascistas decidieron reventar los San Fermines, utilizando a las fuerzas de seguridad. Este crimen sigue impune.