martes, 18 de diciembre de 2018

Manifestación contra la crueldad carcelaria

Se ha convocado una manifestación para apoyar desde este lado de los muros a lxs presxs en lucha. Entre el 10 y el 25 de este mes están en huelga de hambre. Es la tercera huelga convocada, tras las realizadas en mayo y octubre. Simplemente piden respeto por los Derechos Humanos. Estos son los 12 puntos que reivindican, a los que han decidido sumar el Decálogo Sanidad en Prisión (elaborado por la APDHA).

1ª) Exigimos el fin de las torturas, agresiones y tratos crueles, inhumanos y degradantes y de la impunidad de los carceleros en su práctica en todas las cárceles del Estado español, con la creación de mecanismos de control y garantía de que no van a volver a producirse, y de procedimientos de vigilancia y prevención totalmente independientes de las administraciones estatales. Que los juzgados tramiten todas las denuncias, que el médico forense examine inmediatamente a los denunciantes y que se mantenga fuera del contacto con la población reclusa a todxs lxs carcelerxs que hayan sido denunciadxs por malos tratos, tato inhumano, vejatorio, tortura, abuso de poder o exceso de rigor de obra o de palabra.

2ª) La erradicación de los FIES, abolición del llamado “régimen especial” de castigo y cierre absoluto de los departamentos de aislamiento, porque conducen a la persona presa que los sufre a estados vegetativos, anulando y destruyendo su personalidad a través de la sumisión y las privaciones de todo tipo: sensorial, cultural, relacional, afectiva… Porque sirven para reprimir y silenciar cualquier tipo de reivindicación, apartándonos del resto de la población reclusa con la excusa de que ejercemos en ellos la influencia de nuestro sentir libertario, para así poder pisotearnos, dividirnos al antojo de la “institución”, degradarnos física, psíquica y moralmente, anular nuestros derechos fundamentales y suprimirnos como seres humanos.

3ª) El fin de la dispersión de presxs. Exigimos que cada presx pueda cumplir sus condenas en sus comunidades de origen o allá donde se encuentre su entorno afectivo. Y, por supuesto, para evitar que nuestras amistades y familias se arriesguen a sufrir accidentes de tráfico, muy frecuentes por venir desde cientos de kilómetros para vernos 40 minutos de mierda  tras un cristal

4ª) Exigimos que los servicios médicos no estén adscritos a IIPP, sino que sean independientes de ellas, para que lxs presxs reciban los mismos tratamientos que la gente de la calle;  para evitar la práctica de la “vista gorda” en los partes de lesiones por torturas, palizas y malos tratos y que se manipulen los informes clínicos, falseándolos; y para evitar etiquetas de “sobredosis”, “ahorcamientos”, etc. a los presxs asesinadxs en las cárceles del Estado español ¡Basta ya de impunidad y complicidad corporativista entre médicos carceleros y carceleros!

5ª) Exigimos la aplicación inmediata de los arts. 104.4 y 196 RP a todxs lxs enfermxs crónicxs, sin que exista el requerimiento de que entren en fase terminal. En una fase media ya deberían ser excarcelados para poder ser tratados y cuidados dignamente, cosa imposible dentro de las cárceles. ¿Qué justicia permite morir a seres humanos como están muriendo muchxs compñerxs presxs? ¿Acaso no merecen vivir sus últimos días con su entorno afectivo?

6ª) Respecto a lxs enfermxs mentales, exigimos que se les trate adecuadamente en lugares apropiados para ello y no en las cárceles, y mucho menos en régimen cerrado o en aislamiento. Nosotrxs, como presxs en lucha, nos comprometemos a velar por todxs ellxs. No permitiremos que se les torture ni que se haga negocio con ellxs.

7ª) Exigimos que los “programas” con metadona, tratamientos psiquiátricos, etc. vayan acompañados de grupos de apoyo, psicólogos, terapeutas, etc. independientes de las II PP, con el único fin de que sirvan para dejar las drogas, no para sustituir las adicciones de lxs presxs por adicciones a drogas legales que les llevan a depender del Estado. Consideramos el mal uso de estos “programas”, sin apoyo, tortura continuada.

8ª) Exigimos que haya apertura de investigación, esclarecimiento y delimitación de responsabilidades por lxs compañerxs muertxs en las cárceles del Estado español desde el principio de lo que llaman “democracia” hasta el día de hoy. Exigimos la publicación en los medios de manipulación de masas, mal llamados “medios de comunicación nacionales”, del total de esas muertes con el fin de que la sociedad comprenda lo que están subvencionando con sus impuestos. Y que lxs responsables de todas las muertes de nuestrxs compañerxs sean juzgados por lo que han hecho. ¡¡Ni olvido ni perdón por las muertes en las cárceles del Estado español!!

9ª) Queremos que las estructuras carcelarias abran sus aulas, talleres, gimnasios, etc., accesos formativos y culturales a lxs presxs que tachan de “irrecuperables” y que las unidades docentes nos impartan clases como al resto de presxs. ¿Qué justicia permite la privación del derecho a la cultura? Se llenan la boca de palabras grandilocuentes como “reinserción”, “rehabilitación”, etc., pero sus cárceles  fomentan la prisionización, la degradación humana, el deterioro de la salud, la drogadicción, el desarraigo social y familiar…

10ª) Exigimos que los “módulos de respeto” no sean utilizados como escaparates, para pasear a los visitantes ¿Por qué no los pasean por las celdas de castigo o por los “módulos conflictivos”? Exigimos que no se utilicen como se hace ahora estos “módulos de respeto” para chantajear a lxs chavalxs con supuestos beneficios penitenciarios a cambio de degradarles moralmente y esclavizarles.

11ª) Exigimos que se deje de cachear integralmente a las familias y amistades visitantes y que se deje de utilizar rayos X para revisar a lxs presxs. Y que se pueda comunicar por cualquier vía con amistades sin ninguna limitación ni requisito burocrático.

12ª) Exigimos a los juzgados, fuerzas de seguridad del Estado y represrxs varixs que no criminalicen la solidaridad entre personas. Lxs presxs y lxs grupos de apoyo a presxs somos unx. Si lxs tocáis a ellxs nos tocáis a nosotrxs."


sábado, 15 de diciembre de 2018

Hortaleza con valores


El racismo, la xenofobia, el odio, la violencia contra el diferente... va calando en las personas más sencillas de los barrios.

En Hortaleza, la problemática que ha causado la mala gestión del centro de menores de Hortaleza, ha generado en las redes sociales un tsunami de insultos, ruido, desprecios, “gritos”, racismo no solo hacia los niños y chicos de la calle que mal viven en el barrio, sino también a absolutamente todos y todas las adolescentes de ese centro, estigmatizados, etiquetados, juzgados y pre-juzgados. Ante esto Ana crea una página de facebook "Hortaleza con Valores" un espacio no tóxico, de solidaridad, de encuentro, donde el tema de estos chicos y chicas pueda ser tratado desde el respeto.

A partir de ahí Ana se va involucrando más en la vida de estos muchachos que viven en la calle. Así en la entrevista nos cuenta su experiencia personal y su descubrir de la problemática del Sistema de Protección, el desamparo, el conocer a estos niños, el encuentro con una realidad escondida, tapada, olvidada.


domingo, 25 de noviembre de 2018

¡Cuerpo a tierra, que vienen los nuestros! ¿Pero qué pasa con Marta Higueras?

Vamos ya camino de los cuatro años de gobierno del cambio en el Ayuntamiento de Madrid. Cuando celebrábamos en Las Vistillas que por fin echábamos a la derecha de Madrid, sólo unos pocos incautos creían que esto era el inicio de la revolución. Pero sí esperábamos cambios de calado, sobre todo en nuestros Servicios Sociales. ¿Y qué ha pasado?

Pues que los Servicios Sociales que dependen del Ayuntamiento están al borde del colapso. Más allá de afinidades ideológicas, la realidad es esta. Empezaron incumpliendo su promesa de recuperar los servicios públicos para la gestión directa (no Manuela, los programas electorales no son meras sugerencias, son un compromiso político y ético). De hecho, en el Área de Equidad ni se permite el debate sobre remunicipalización. Y este empecinamiento en defender un modelo de gestión neoliberal ha llevado a que bajo el gobierno de Ahora Madrid, la mayor parte de los servicios sociales externalizados (casi todos los recursos) hayan caído bajo la "gestión" de fondos buitre. Es el caso de Samur Social, controlado por Corpfin Capital tras el parapeto de Grupo 5.

Las decisiones políticas de Marta Higueras (máxima responsable del Área de Equidad, Derechos Sociales y Empleo) han mantenido a sus profesionales privatizados en la más absoluta precariedad. Y obviamente a las personas atendidas, cuyas vidas siguen dependiendo de las "leyes del mercado".

Y lo poco público que queda, tampoco va bien. Ahí está el Centro de Acogida San Isidro, con funcionarios que llevan 20 años con los complementos salariales congelados. O el nuevo "Plan de mejora de Servicios Sociales", que básicamente significa reducir el tiempo de atención por usuario para atender a más gente al día (lo de la calidad ya tal, aquí lo que importan son las estadísticas) y que las profesionales pierdan el control de sus agendas, que serán centralizadas (¿y externalizado el asunto?). Ni la derecha más rancia se hubiera atrevido a meter el fordismo como modelo de Trabajo Social. El próximo martes 27 desde las 12 estaremos en la concentración apoyando a las trabajadoras sociales municipales frente al Palacio Cibeles (c/ Montalbán) contra este escandaloso atropello.


Si todo esto fuera poco, además tenemos la situación de los refugiados y de las familias deshauciadas, a quienes el Departamento de Samur Social y Atención a Personas sin Hogar está echando de sus pensiones y demás recursos, dejándolas en la puta calle, fuerza pública y dejación de funciones del gobierno central mediante. La plantilla de Samur Social ha dado la voz de alarma.

Por todo esto y mucho más (los recursos dependientes de otras administraciones están igual de mal) además del 27, tenemos otra cita el 1 de diciembre en Callao, en defensa de unos Servicios Sociales públicos y de calidad. El Candelero ha entrevistado a la Unión de Plataformas en Defensa de los Servicios Sociales y la Diversidad. Escúchalo aquí