jueves, 8 de noviembre de 2018

Manifestación contra el racismo institucional


Denuncian a dos educadores por maltrato y vejaciones a niños de 1 a 3 años

El Juzgado de Instrucción número 3 de Santander está investigando una denuncia presentada por supuesto maltrato a menores en el Centro de Atención a la Primera Infancia (CAPI) de La Albericia (Santander). El Instituto Cántabro de Servicios Sociales (Icass) afirma que no tiene constancia de que se haya producido ningún maltrato o vejación a menores en el centro y asegura que ningun juez les ha comunicado que se esté investigando.
IU ha dado a conocer hoy esta denuncia, que habrían planteado trabajadores del comedor escolar, y fuentes judiciales han confirmado a Efe que el Juzgado de Instrucción número 3 de la capital está investigando. El juez ya ha tomado declaración a varios testigos pero todavía quedan pruebas por practicar antes de concluir la instrucción.
La denuncia, a la que ha tenido acceso Efe, se dirige contra dos educadores por lo que se considera actos de maltrato y vejaciones a menores de entre uno y tres años. Se relatan actuaciones de variada naturaleza, entre ellas, que los denunciados cogían fuertemente a los niños, los zarandeaban y los reñían y gritaban «de forma desproporcionada».
En la denuncia también se señala que en el comedor, si alguno de los menores no comían como los educadores esperaban, los sujetaban «fuertemente» de la cabeza para introducirles «de forma rápida y repetida» varias cucharadas, lo que les provocaba vómitos, según el relato que se hace de los hechos. Y se añade que también se propinaba golpes a los niños para que comieran.
La denuncia destaca que se puso todo ello en conocimiento de la dirección del centro, que hubo reuniones del personal para abordar este asunto, y que al final hubo «presiones» a los empleados testigos de los hechos y que se intentaron «tapar» para que no trascendieran.
Izquierda Unida de Cantabria ha desvelado este martes la existencia de la denuncia judicial por «maltrato» y «vejaciones» a niños de cero a tres años. El portavoz de IU y concejal en Santander, Miguel Saro, ha afirmado que los hechos se denunciaron «hace casi un año» y se pusieron en conocimiento de la directora del Icass, Felisa Lois, «quien a día de hoy no ha emitido ningún tipo de respuesta al conflicto grave abierto» y no hizo «nada» para prevenirlo y evitarlo.
El portavoz de IU ha lamentado «la falta de protocolos de actuación» y ha considerado que «es necesario intervenir cuanto antes para disponer de herramientas que permitan actuar» en estas situaciones.
Este edil, abogado de profesión, ha indicado que la denuncia se presentó hace unos «meses» -este mismo año- contra «varios» trabajadores del centro por supuestos «maltratos» y «vejaciones» a pequeños atendidos en estas instalaciones, cometidos en distintos días en el transcurso de actividades cotidianas, como la alimentación.
Además, el portavoz de IU ha censurado la «pésima» gestión de ciertos datos de los menores, como imágenes, de las que habrían hecho uso trabajadores del centro.
La directora general del Icass, Felisa Lois, se ha mostrado «sorprendida e indignada» ante las acusaciones de IU Cantabria y ha destacado que «en política no puede servir todo». Por ello ha advertido de que «se está generando una alarma social que no se ha contrastado» y que «eso es muy grave».
Ha insistido en que ni ella, ni el Icass tienen conocimiento de que haya «una denuncia tan grave como ésta, que pone en entredicho la atención que prestan los profesionales del CAPI hacia los menores».
Además, la directora del Icass ha manifestado que «siempre que se ha detectado la más mínima incidencia relacionada con el servicio, se ha reaccionado rápidamente y se han puesto en marcha los mecanismos con los que cuenta la Administración para darles solución de manera inmediata y para que no interfieran en la calidad del servicio».
En este sentido, Lois ha manifestado que en el Icass «se ha tenido conocimiento de una serie de incidencias laborales, entre trabajadores, relacionadas con el funcionamiento diario del centro«. «Ante esas situaciones laborales, el Icass ya está actuando, y se ha solicitado una auditoría a la Inspección de Servicios Generales para que evalúe la distribución de funciones de los trabajadores del CAPI», ha explicado.
La directora general del Icass ha querido aclarar que las incidencias detectadas «no están relacionadas con las manifestaciones realizadas hoy por Izquierda Unida» y ha mostrado la disposición del instituto, como en todos los casos, a colaborar en todo momento con la justicia.

domingo, 4 de noviembre de 2018

Mena Wellcome. Madrid, caso paradigmático

Mena: menor extranjero no acompañado. Así se llama oficialmente a los niños y niñas migrantes que llegan solos a nuestro país. La ley (y el sentido común) dicta que deben ser atendidos como niños en situación de desamparo. Sin embargo, las distintas administraciones tratan de "quitarse el marrón", incluso mandado a estos chavales a otras comunidades autónomas de forma clandestina.

Y cuando superan todas las trabas, como la determinación de su edad (una batalla continua para evitar el limbo jurídico que significa ser "mayor de edad" para el sistema de protección de menores, pero "menor de edad" para las demás administraciones e instituciones), se encuentran con todas las carencias del sistema de protección de menores. Pero aquí no acaban los problemas. ¿Qué ocurre cuando cumplen la mayoría de edad?

Pues que son expulsados de los centros de protección de menores (muchas veces sin la documentación en regla, vulnerándose de nuevo la ley desde las propias administraciones). Abandonados a su suerte, en la calle con una mano delante y otra detrás. Ante el escándalo, el Ayuntamiento de Madrid ofrece sus servicios: la red de atención a personas sin hogar. Una red también privatizada y colapsada (las listas de espera son eternas para quien duerme en la puta calle). Lo mismo se hace con refugiados políticos, familias desahuciadas, etc. Se está llenando de "menas" el Centro de Acogida Luis Vives (el menos inadecuado de toda la red, pero que también tiene sus cosillas).

Madrid, caso paradigmático de cómo se afronta la migración infantil en nuestro país. Pero también paradigma del compromiso social con los más vulnerables. Ahí tenemos la labor incansable de las compañeras de la Fundación Raíces, el Banco Obrero Solidario de Alimentos, San Carlos Borromeo, Hortaleza Boxing Crew, y un largo etc. Incluso la plantilla del centro de Hortaleza está denunciando la situación.

Por un lado tenemos vulneración de derechos, abandono y maltrato institucional, junto a una campaña racista de criminalización de, no lo olvidemos, niños y niñas desamparadas. Pero por el otro, tenemos la creciente contestación social y la solidaridad del pueblo madrileño. Las espadas siguen en alto. Pero a los "mena" se les acaba el tiempo.


lunes, 15 de octubre de 2018

Presentación "El parque. La infancia entre cartones"

“El parque. La infancia entre cartones” es algo así como una autobiografía de un barrio de una gran ciudad a través de un vecino educador social. Esta autobiografía es, al mismo tiempo, una radiografía de los servicios sociales, sus instituciones, sus profesionales y la enmarañada red que constituye el sistema de protección social de la infancia. Esta radiografía es la historia de una voz, la del propio Julio Rubio Gómez, que interacciona con todas esas voces que se ahogan en la deshumanización de este gran sistema de protección infantil, algo similar a un engranaje hambriento de personas.

El barrio, la vida, la pobreza, el estigma, etc., forman este escenario que choca y lucha con la lógica de las instituciones universitarias que teorizan sobre esa realidad para construir un marco teórico, compuesto por usuarios, profesionales, programas, proyectos, entidades públicas y privadas, etc., incapaz de hacer otra cosa que generar una industria alrededor de la marginación. En este sentido, El parque. La infancia entre cartones parece el antimanual que todo profesional de la Educación Social y, por extensión los y las profesionales de la Psicopedagogía, del Trabajo Social y, en general, de todo docente, nunca pudieron leer en sus facultades. Allí solo cabe un total desprecio por cualquier visión que mire a la calle con la empatía práctica del cara a cara frente a las instituciones con toda su rigidez, su ímpetu teórico y su profesionalidad asfixiante.

Una lectura sencilla y contundente escrita desde el corazón del barrio, hecha de sufrimiento, complicidad y dignidad. No apta para equidistantes.


sábado, 6 de octubre de 2018

¿Qué fue de?..Juan Carlos Rodríguez Crespillo

En el funcionamiento de negocios como O´Belen no solo son necesarios directivos, obispos y dirigentes "sindicales". También hacen falta secuaces que controlen los centros sobre el terreno. Uno de los más destacados fue Juan Carlos Rodríguez Crespillo, alias "Lianchi".


Su diplomatura en Magisterio (por la Universidad de Alcalá) le avaló para abrirse paso en esto de los "equipos multidisciplinares para ofrecer una atención integral y personalizada". Tras ejercer como educador y coordinador de turno en Casa Joven y Nuestra Señora de la Paz (centros clausurados tras la denuncia del Defensor del Pueblo), terminó como director del tristemente famoso Picón del Jarama. Bajo su mandato falleció estando en  aislamiento Hamid, de 13 años. 

No fueron pocos los trabajadores del estilo de "Lianchi" sin cuya colaboración no hubiera sido posible la implantación de la salvaje metodología de la fundación. Como Gemma Fernández-Cueto Rubio. O Rocío Villafranca Alamillo. O Roberto Barrado Gozalo. O tantos otros. O´Belen.

Actualmente, Juan Carlos sigue en esto de los equipos multidisciplinares. Figura como director de proyectos en Psicotandem Psicólogos, radicada en Alcobendas, "una asociación sin ánimo de lucro que nace como consecuencia del deseo de mejorar la realidad en la que vivimos, cuya filosofía es potenciar y fomentar el bienestar personal a todos los niveles", con el objetivo "que todo aquel que lo necesite se pueda beneficiar de una intervención psicológica", "poniendo al alcance de todos una psicología de calidad y personalizada para ofrecer soluciones a las dificultades y demandas de la personas". Ahí es nada.

En realidad poca cosa para nuestro maestro todoterreno, que a un módico precio garantiza terapia psicológica para todo aquel que la necesite. Y formación y asesoramiento para padres. Y coaching para estudiantes y empresarios. Incluso mindfulness a través de la naturaleza (que para eso en el equipo multidisciplinar también hay un Ingenierio Técnico Forestal, claro que sí, lo que haga falta para el bienestar de la sociedad).

¡Para tí también hay temazo, maestro agujas!