lunes, 29 de mayo de 2017

4J: Manifestación por la Remunicipalización ¡Volvemos a las calles!

Tras las tres jornadas de huelga y las concentraciones del último mes, las trabajadoras y los trabajadores del centro de atención a personas sin hogar La Rosa volvemos a movilizarnos por unas condiciones laborales dignas y un servicio de calidad. Asispa, empresa que gestiona el centro, únicamente se preocupa por obtener beneficios a costa de las arcas públicas, y por eso volvemos a exigir plena transparencia por parte del Ayuntamiento de Madrid en la elaboración de los pliegos. Y la única manera de conseguirlo, tal y como hemos trasladado reiteradamente al Ayuntamiento de Ahora Madrid, es mediante la participación de la plantilla tanto en su elaboración como en el proceso de concesión y posterior seguimiento del contrato. Solo quienes trabajamos en el centro conocemos las verdaderas necesidades del servicio y podemos garantizar el correcto uso de cada euro de dinero público entregado a esta multinacional.
Los casos de corrupción que hemos conocido las últimas semanas en la Comunidad de Madrid, el llamado caso "Lezo", y también los que están saliendo a la luz en el Ayuntamiento durante la etapa del PP, ponen al descubierto el negocio que ha supuesto la privatización generalizada de los servicios públicos, una fuente obscena de enriquecimiento tanto para grandes empresas como para políticos del PP a costa del erario público. En este contexto, la remunicipalización de todos estos servicios externalizados y privatizados es una auténtica obligación por parte de Carmena y Ahora Madrid, entre otras cosas para garantizar el uso adecuado de cada euro de dinero público.
Desde La Rosa en Lucha hemos impulsado durante los últimos meses una intensa lucha para conseguir que el Ayuntamiento de Carmena cumpla sus promesas y su programa electoral. En este tiempo la movilización se ha extendido a otros centros de la red municipal de atención a personas sin hogar, como el "Juan Luis Vives" y el "Puerta Abierta". Con este modelo de externalizaciones nos enfrentamos cada año a la incertidumbre de perder nuestos puestos de trabajo ante la finalización de los contratos de gestión, quedando las plantillas a merced de la renovación o no de la correspondiente concesión, viviendo en una precariedad permanente durante años.
También nos enfrentamos a la amenaza de degradación profesional de los Auxiliares de Servicios Sociales, ya que el Ayuntamiento se niega a reconocer el trabajo que realizamos, no reconociendo que nos corresponde la categoría 2 del convenio. Incluso se ha planteado la posibilidad de dejar de exigir la titulación de Técnico Superior en Integración Social para acceder al puesto. No se trata únicamente de un problema salarial, sino de la elección entre el asistencialismo benéfico o una intervención social transformadora, digna y de calidad.
Por otro lado, es urgente dignificar los centros. Se necesitan reformas, y sobre todo, dotar de camas a todos los centros. Es una vergüenza que en centros de acogida municipales las personas usuarias se vean obligadas a dormir en butacas, en sillas o tirados en el suelo como perros.
Por eso volvemos a la lucha, para acabar con nuestra precariedad y poder prestar un servicio de calidad al que tiene derecho la ciudadanía, lo que solo es posible si el centro es de gestión 100% pública, sin que prime el interés empresarial. La municipalización es la única manera de garantizar que los recursos públicos destinados a atender a las personas sin hogar no son dilapidados y malgastados, mientras tienen que dormir en el suelo sobre una manta en los centros de acogida municipales. Desde La Rosa en Lucha nos sumamos a la manifestación convocada para el próximo 4 de junio (12 hs, Puerta de Toledo-Plaza Mayor) por la Plataforma por la Remunicipalización de los Servicios Públicos de Madrid.


¡POR UN TRATO DIGNO A LAS PERSONAS SIN HOGAR!
¡INTERVENCIÓN SOCIAL PÚBLICA DE CALIDAD!
¡SOMOS UN DERECHO, NO UN NEGOCIO! 

sábado, 27 de mayo de 2017

Se acabó el pan y circo. Gracias, Mónica Oltra

La Generalitat, y en concentro Mónica Oltra (vicepresidenta y consejera de Igualdad y Política Inclusiva), por fin ha abierto la caja de Pandora. Tras dos años en el poder, y tras analizar la realidad del sistema de protección de menores, ha hecho lo que se tiene que hacer: denunciar públicamente lo que sucede en los centros, y poner soluciones. Ha anunciado que, para 2020, todos los centros de protección de menores serán de titularidad y gestión pública. Por fin la izquierda en el poder habla claro y actúa, cerrando centros e iniciando un plan para dignificar instalaciones y dotar a la red de profesionales cualificados. Y lo más importante: ha plantado cara al entramado oenegero que controla el sistema de protección.

Ha denunciado, desde el poder político, lo que desde hace años muchos colectivos estamos denunciando: "sistema frágil y a la deriva, caos organizativo, privatizado, desmantelado, sin coordinación ni directrices", "mientras se apostaba por los grandes fastos, se desatendía a los mas débiles; mientras algunos se dedicaban al saqueo no cumplían con sus responsabilidades, las entregaban intencionadamente a empresas privadas, e intencionadamente no ejercían ningún control sobre las mismas y se vulneraban los derechos de los menores", Obviamente, lo denunciado por Oltra es extrapolable a todas las Comunidades Autónomas.

Además, en los últimos meses no paran de saltar escándalos de abusos y prostitución en torno a centros de menores de distintas comunidades autónomas. El último precisamente en Valencia (curiosamente, de las tres niñas víctimas de este pederasta, la única que no ha denunciado es la que sigue internada en un centro de menores). Es normal que este tipo de gentuza pulule en torno a los centros de menores. Lo que no es normal es la impunidad con la que actúan. Muchos profesionales del sector deberían ser investigados (no acusamos a nadie de delitos sexuales), pero en demasiadas ocasiones las niñas víctimas de prostitución terminan encerradas en centros terapéuticos para trastornos de comportamiento (se prostituyen porque su trastorno las lleva a ponerse en riesgo), pero no hay denuncias de por medio contra nadie.

Pero como estamos las tierras del neoliberalismo nacionalcatólico, ya empezamos a vislumbrar el linchamiento a que la Brunete mediática y demás secuaces del capital van a orquestrar contra Oltra. Incluso las monjas en cuyo centro se maltrataba a los menores, y que encubrieron a un abusador, se han atrevido a anunciar acciones judiciales contra la vicepresidenta de la Generalitat por sus declaraciones ¡en sede parlamentaria! Todo nuestro apoyo a la compañera. Encima los culpables de la situación que sufren y han sufrido miles de niñas y niños, culpan a Mónica de los males del sistema. El cinismo y la miseria humana de la banda corrupta no tiene límites.



Ahora es necesario llegar hasta el final. Acabar con la privatización y revisar por completo el sistema de protección a la infancia (parece ser la intención de la Generalitat; para esto tiene que servir que el cambio llegue a las instituciones). Es fundamental que se revise también las retiradas de tutela, ya que siguen siendo una manera de castigar la pobreza. Y este proceso tiene que abarcar también el sistema de justicia juvenil.

En otras zonas del estado las fuerzas del cambio también están denunciando la situación, por ejemplo Podemos en Madrid. Oltra ha mostrado el camino. ¡Gracias Mónica!


jueves, 25 de mayo de 2017

27M: Marchas de la Dignidad

  • En defensa de pensiones públicas dignas y a cargo de los Presupuestos. No al Pacto de Toledo
  • Por el empleo estable, salarios dignos y la renta básica: Derogación de las reformas laborales
  • Por la libertad de las personas presas y procesadas por luchar. Amnistía.
  • Por el no pago de la deuda. UE y FMI fuera ya de aquí
  • Por la defensa de los Servicios Públicos como derechos esenciales.
  • Contra el feminicidio: Nos queremos vivas, ni una menos                                                                                                                                       Lee aquí el manifiesto                                                 

domingo, 21 de mayo de 2017

Violencia machista también en los juzgados

La Violencia Machista no es obra de unos pocos, los asesinos, violadores, maltratadores… como pretende circunscribir el orden social. Desde hace ya muchos años, la CGT viene denunciando mensualmente todos los 25 de cada mes la dejación de funciones de las distintas Administraciones públicas, entre otras, incumpliendo la Ley 3/2007, y reproduciendo una violencia de estado contra las mujeres.
 
En esta ocasión, el Grupo de Mujeres de la CGT de Madrid ha invitado a un grupo de expertas en la denuncia de la violencia que ejerce sobre nosotras los propios juzgados de la mujer que supuestamente deben protegernos de la violencia más directa y explícita que recibimos.
 
 

martes, 16 de mayo de 2017

La Generalitat Valenciana inicia un cambio real en protección de menores

Por fin vemos algo parecido "al cambio", al menos en cuanto al sistema de protección de menores. Han analizado la realidad y la ponen sobre la mesa: malos tratos, instalaciones indignas, descontrol, comida de la basura, etc. Y están poniendo soluciones, que incluyen aumento de las inspecciones, aumento de plantillas, cambio de instalaciones y revertir privatizaciones. ¡Claro que se puede! Aunque tienen que ir más allá, defender a las víctimas y hacer que los culpables paguen por ello.

CASTIGOS FÍSICOS Y COMIDA DE LA BASURA PARA LOS MENORES TUTELADOS

 
Muchos de los hijos de la Administración o, lo que es lo mismo, de los niños y adolescentes cuyos padres o tutores legales son los organismos de la Generalitat Valenciana estaban desamparados. Como en los orfanatos de las novelas de Charles Dickens, los pequeños recibían castigos corporales -como duchas frías en pleno mes de enero-, comida en malas condiciones y escasa y habitaban en camastros hacinados e insalubres. Pasaban frío y las inversiones públicas eran destinadas por los gestores de los centros a las zonas nobles -donde permanecían los cuidadores- mientras que las instalaciones para los niños estaban en una situación tercermundista.

Emplazamientos infernales que, tras ser visitados por la vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, han sido cerrados (Monteolivete) o el Consell ha decidido cancelar su gestión ('La Resurrección' de Segorbe, 'Penyeta Roja' de Castellón y 'El Carmen' en Valencia). 


Los menores estaban en una situación tan dramática que lo primero que ha hecho Mónica Oltra ha sido iniciar su traslado a otros centros y no descarta, si la Justicia no toma cartas en el asunto, «denunciar la situación ante la Fiscalía de Menores».

Las infraestructuras donde vivían los niños estaban muy deterioradas como describió la vicepresidenta al mostrar fotografías del interior del centro de Monteolivete. En algunos centros, como el de Segorbe, los menores pasaban tanto frío que debían ponerse los abrigos para cuando acudían a los comedores, según se cuenta en el libro donde los niños relataban las incidencias diarias. «No hemos podido encontrar el libro de anotaciones de las niñas porque, según la dirección del centro, no estaba», según la vicepresidenta, quien alertó de que suponía «una evidencia de que se quería ocultar algo».


En cuanto a los indicios de maltrato que ha detectado la Conselleria de Igualdad, Oltra leyó pasajes del diario del centro de Segorbe, donde se exponía que cuando uno de los menores estaba nervioso y no podía dormirse, como en una ocasión el pasado 16 de enero, «se le daba una ducha con agua fría».

De igual modo se relata que se enviaba a los internos a recoger comida que desechaban los supermercados por estar en mal estado. «Se trataba de frutas y verduras que luego se repartían a los menores en las comidas», según la vicepresidenta, quien relató los comentarios que aparecían textualmente en el libro de anotaciones.
«No se puede concebir que se dé comida de desecho a los niños, cuando la Administración está pagando una cuota por cada residente, incluso por todos los menores aunque el centro no esté lleno», destacó Oltra y recordó que durante los últimos años se ha producido una total falta de interés y «falta de control» por estos niños que demostró en exigua inspección. Entre 2012 y junio de 2015, «sólo constan seis informes de inspección, mientras que sólo en los dos últimos años hemos realizado 16, prácticamente con la misma plantilla de profesionales», confirmó.


Tras el informe de la Dirección General de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social y las repetidas denuncias de los trabajadores, «se ha decidido trasladar a los jóvenes que vivían en el centro de Monteolivete a los centros de la Pobla de Vallbona, Burjassot, a dos pisos públicos que se abren en Valencia y al centro de Bunyol, que cuando acaba el actual contrato será revertido a lo público».
Ante esta información, los trabajadores del centro de Bunyol, en concreto representantes del sindicato CSIF, pidieron a Igualdad que subsane fallos en el centro antes de llevar a los niños desde Monteolivete.

Para remediar estas deficiencias de atención, la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas ha diseñado un nuevo modelo de atención en centros de acogimiento infantil que contempla un refuerzo de los equipos de atención en un 61%, y una reducción en el número de niños en cada centro, con el objetivo de dar una atención más especializada e individualizada, a la vez que se logran unas instalaciones que se asemejen lo más posible a un hogar. Oltra confirmó que la implantación del nuevo modelo implicará una inversión de 40,7 millones de euros, lo que implica un incremento del 26,8%, que permitirá, entre otras cuestiones, la contratación de 410 nuevos profesionales.

Otro de los objetivos del nuevo modelo es fomentar la emancipación y la vida independiente, para lo que se va a poner en marcha una experiencia piloto de cuatro pisos públicos de emancipación para jóvenes de entre 16 y 23 años.