miércoles, 7 de diciembre de 2016

Jornadas sobre el sistema de protección a la infancia

Estas jornadas quieren ser un punto de partida. La situación de nuestro sistema de protección a la infancia necesita cambios urgentes. En nuestro país aún perviven los macrocentros, todavía hay niños y niñas que prefieren dormir en las calles antes que en determinados centros de protección, es evidente falta de recursos para las familias de acogida… Desde el grupo parlamentario PODEMOS en la Comunidad de Madrid, entendemos que ha llegado el momento de escuchar a todos los actores de un sistema que debe adaptarse por fin a lo que niños, niñas y adolescentes necesitan para ser protegidos.
 
Hemos tenido la suerte de poder reunir en estas jornadas a algunas de las principales voces que pueden aportar ideas y propuestas para este cambio: las grandes ONG´s de infancia, los profesionales que trabajan día a día con los niños y sus familias… Y sobre todo, a los propios adolescentes y jóvenes que han pasado por el sistema de protección y sus familias. Aquellos de quienes siempre se habla pero a quienes no tan a menudo se escucha.

Nos gustaría invitar a todos aquellos y aquellas que quieran preparar el futuro de nuestro sistema de protección a acercarse, escuchar y ser escuchados.

PROGRAMA:

Sábado 17

10:00 Apertura de puertas.

10:30 – 15:00  Presentación de las jornadas
Juan Ignacio Ruiz Huerta – Ex-director de política social de la oficina del Defensor del Pueblo. Autor del informe “Centros de protección menores con trastornos de conducta y en situación de dificultad social”
Isabel Serra – diputada Podemos Comunidad de Madrid
Ione Belarra – diputada Estatal de Podemos.

10:30 -12:00  Cambios que no pueden esperar. La perspectiva de las ONG´s internacionales sobre la situación del sistema de protección en España
UNICEF- Comité Español
Saltando Charcos
Fundación Raíces
Save the children

12:30-14:00 La perspectiva de los profesionales. ¿Qué es necesario cambiar en nuestro sistema de protección?
Jorge del Cura – portavoz de la Coordinadora para la prevención de la tortura
José Manuel Íñiguez – Pedagogo social y representante sindical de CCOO
Raquel Hurtado – Psicóloga y responsable del programa de intervención con menores privados de libertad en la Asociación de Planificación Familiar de Madrid

COMIDA

16:00-17:30 Alternativas prácticas al acogimiento residencial.
Asociación de acogedores menores Madrid. ADAMCAM
Representante de la administración autonómica (por confirmar)
Patricia Fernández  – Abogada especialista en adolescentes y niños/as
Enrique Martinez Reguera – Psicólogo, educador y acogedor familiar

18:00-19:30 Escuchando a los protagonistas I. Mesa redonda con chicos y chicas tutelados y extutelados/as
Modera: Santiago Agustín – Doctor en Psicología Evolutiva

Domingo 18

10:00-11:30 Escuchando a los protagonistas II. Mesa redonda con familias afectadas.
Modera : Marta Martínez Muñoz – Equipo de Infancia Estatal Podemos.

12:00-14:00 Organizándonos para el cambio. Mesa redonda recogiendo conclusiones y planteando iniciativas prácticas para dar continuidad a las jornadas.

ENTRADA LIBRE Y GRATUITA HASTA COMPLETAR AFORO.


viernes, 2 de diciembre de 2016

Así crecen los enanos

Se ha lanzado un crowdfunding para poder llevar a cabo el proyecto Así crecen los enanos, un documental con dos objetivos fundamentales: dar visibilidad al mundo de los niños y adolescentes tutelados, y definir una alternativa a las instituciones apoyadas en familias de acogida.

Desde el Colectivo No a O´Belen saludamos esta magnífica iniciativa y llamamos a apoyarla, colaborando en su financiación a través de Verkami. Reproducimos la sinopsis del proyecto para que no dejéis pasar la ocasión de aportar vuestro granito de arena en la lucha en defensa de los derechos de la infancia:

Actualmente hay en España unos 40.000 niños y adolescentes tutelados; unos 20.000 viven en centros de acogida, centros terapeúticos o centros de paso; la otra mitad está en situación de acogida familiar o en preadopción. Se estima que 8 de cada 10 menores tutelados acabarán en la calle, tendrán problemas con la justicia o serán devueltos a los entornos familiares de los que fueron separados. 

La vida de un menor tutelado forma parte de un universo paralelo al de la mayoría de los ciudadanos.
¿Por qué entran en un centro de menores? ¿Cómo les afecta la realidad que les ha tocado vivir? Una vez que están tutelados: ¿cómo es su relación con el mundo exterior? ¿Se sienten marginados? ¿Se buscan soluciones a los conflictos por los que el menor ingresa en el centro? ¿Cómo se relacionan con sus familias biológicas desde que entran en tutela? ¿Cómo es la vida en el centro? ¿Se intenta reproducir una estructura familiar? ¿Qué papel juegan los educadores en sus vidas? ¿Qué mecanismos de inserción social existen para ellos? ¿Qué referencias tiene para proyectarse en la vida adulta?¿Qué expectativas de futuro tienen estos niños? ¿Cómo afrontan su salida de los centros o pisos de acogida donde viven y qué realidad suelen encarar?* 

Por primera vez, ocho extutelados nos desvelarán cómo es el antes, el durante y el después de una vida en un centro o piso tutelado. Cuatro educadores, dos de ellos en activo, nos hablarán de su labor y valorarán las situaciones y circunstancias que han vivido junto a los extutelados. Amnistía Internacional y la Fundación Raíces colaborarán en la parte legislativa que debería estar cumpliéndose en España y en cada Comunidad, de cara a los niños tutelados. Finalmente una serie de expertos propondrán una alternativa a las instituciones, apoyada en familias de acogida.

Agradecemos especialmente a "El Chojin" su aportación al documental por la futura composición del tema principal del la banda sonora que hará junto a Richie Palacín.

 Como principal valor añadido al proyecto, contamos con su creador y director del documental. Raúl Serrano (profesional del sector audiovisual) es un niño extutelado; vivió 15 años en centros de menores. Este proyecto nace de su deseo por hacer partícipe a la sociedad de un mundo prácticamente ignorado, el de los niños tutelados, del que apenas se sabe nada.

jueves, 1 de diciembre de 2016

3D: La lucha es el único camino (Marchas de la Dignidad)

Tras más de dos años repletos de citas electorales y de ilusiones acerca de que votando a una determinada opción política se resolverían los problemas de la clase obrera y del pueblo trabajador hoy aparece con claridad que, por ahí, no hay salida.

Un “nuevo” gobierno del PP (PPSOEC’s) se prepara para perpetrar el nuevo crimen social. Lo nuevo es su gran debilidad para enfrentar la situación de mayor inestabilidad política que se ha conocido desde el final de la Dictadura.

Tras la tragicomedia de Pedro Sánchez, al PSOE le queda cada vez menos fuelle para seguir representando la farsa de disfrazarse con lenguaje izquierdista, para después, siempre, llevar a cabo las políticas sociales más duras y la represión más feroz, guerra sucia incluida.

Cuando la crisis arrecia y los mandatos de la UE y el FMI son más imperativos que nunca, no vale – como demostró Syriza – otra estrategia que prepararnos para confrontar con la Troika y a quienes pretenden negarnos los derechos.

Un gobierno en minoría parlamentaria pretende descargar sobre el pueblo trabajador nuevos recortes sociales, drásticas medidas contra las pensiones públicas, mantener y reforzar las reformas laborales, etc. Este ejecutivo busca la forma de robar al pueblo los miles de millones de euros que exige la UE para asegurar los beneficios de la gran banca y las multinacionales. Y su “inestabilidad” proviene de tratar de hacerlo sobre un pueblo que ya está viviendo situaciones límite y que no está dispuesto a tolerar más empujones hacia el abismo. Las ya precarias condiciones de vida de millones de personas no aguantan ni un recorte más.

No vamos admitir ni un recorte social más en lo público, ni que peligren las pensiones, ni que sigan degradando las relaciones laborales. Muy al contrario, queremos organizar la fuerza necesaria para recuperar lo que nos han robado y precarizado.

Frente a nuestras poderosas razones y a nuestra voluntad de lucha responden con la represión. Las abultadas peticiones fiscales, las distintas leyes, como la “Ley Mordaza” o las “antiterroristas” que les sirven para acusar y encarcelar a quienes luchan, que les sirven para suprimir derechos y libertades. A medida que las sentencias criminalizan, las cárceles se llenan y las multas arrecian, se muestra con mayor claridad la herencia de la Dictadura que impregna las instituciones surgidas de la Transición, empezando por la Monarquía. Por ello, urge levantar de nuevo el clamor colectivo por la AMNISTÍA y LIBERTAD de todos las presas y presos por luchar (Alfon, Bódalo, Nahuel, etc) que son presos políticos porque están en la cárcel por luchar por reivindicaciones obreras y por los derechos.

Es hora de tomar la iniciativa. Hay que crear en cada pueblo y en cada barrio Comités de Marchas que coordinen y fortalezcan las luchas diversas de empresas, por la vivienda y contra los desahucios, por los servicios públicos, etc. para construir nuestro propio poder.

Las Marchas de la Dignidad preparamos así, construyendo la unidad en la lucha, la movilización general que el próximo 3 de diciembre tendrá lugar en todos los territorios del Estado español. Somos conscientes de que el 3 de diciembre será sólo un primer paso y tenemos la voluntad de dar continuidad a la lucha.


miércoles, 30 de noviembre de 2016

Manifestación feminista por la dimisión del alcalde de Alcorcón


A vueltas con la remunicipalización

Poco a poco va avanzando la idea de remunicipalizar los servicios públicos privatizados como única manera de garantizar que se presta un servicio de calidad y la ciudadanía y que las plantillas tengan unas condiciones laborales dignas. Y todo ello a pesar de la resistencia de los distintos "ayuntamientos del cambio", desde los que se está poniendo todo tipo de resistencias y excusas.

Cada vez es más evidente que la privatización sólo beneficia a la patronal: los servicios son de peor calidad, se explota y precariza al personal y es una de las puertas fundamentales por las que entra la corrupción en las instituciones (las privatizaciones son un fenómeno generalizado, al igual que la corrupción).

Dos grandes noticias se han producido esta semana: el Ayuntamiento de Zaragoza ha anunciado su intención de remunicipalizar el servicio del 010, por iniciativa propia pero que ha necesitado del empuje de unas trabajadoras dispuestas a luchar hasta el final (eso sí, desde Zaragoza en Común se explica que todo depende de un último informe del Interventor...¿y si resulta negativo qué? La voluntad popular no puede estar supeditada al informe de un funcionario). Zaragoza también anunció el inicio de municipalización de Parques y Jardines, cuya gestión pasará a ser directa al finalizar la contrata con FCC, en diciembre de 2017. 

Esta semana también, el Ayuntamiento de Castelldefels ha anunciado la remunicipalización del servicio de limpieza y recogida de basuras: desde el próximo 1 de abril, una empresa pública gestionará el servicio, pasando la plantilla al completo a formar parte de la empresa municipal sin rebaja salarial. Además, el ayuntamiento prevé un importante ahorro para las arcas públicas. De esta forma, el cuatripartito que gobierna este municipio catalán (Movem Castelldefels, PSC, ERC y Castelldefels) ha destrozado todas las excusas de los distitos ayuntamientos y ciertos sectores sindicales. 

Sin embargo, parece que el Ayuntamiento de Madrid (buque insignia del cambio junto a Barcelona) está quedándose a la cola del cambio, ya que en estos momentos la remunicipalización de servicios públicos ni siquiera está en la agenda de Ahora Madrid (la "municipalización" de BiciMadrid fue un rescate a la empresa, seamos serios). Los contratos van venciendo y no hacen más que conceder prórrogas o licitar de nuevo. Dicho esto, es necesario reconocer los esfuerzos desde ciertos sectores de Ahora Madrid (en especial desde el Área de Economía y Hacienda) por al menos incluir cláusulas sociales en los pliegos que salgan a licitación (cumpiendo así con las reivindicaciones sindicales).

La Plataforma de Trabajador@s y Vecin@s por la Remunicipalización y Gestión Directa de los Servicios Públicos de Madrid sigue organizando la lucha. Recientemente, organizó un taller para explicar las diferentes vías que existen para revertir un proceso de privatización manteniendo las plantillas. Tenemos que armarnos de argumentos para enfrentar tanto a los políticos del cambio que nada quieren cambiar, como al miedo que desde ciertos sectores de la burocracia sindical se intenta sembrar: 


Una lucha que poco a poco se extiende y que requiere del apoyo mutuo entre las distintas organizaciones y plataformas (que están surgiendo en todo el estado). Dispersos cada uno por nuestro lado tenemos una fuerza limitada, pero si conseguimos marchar juntas, no podrán pararnos. Porque la gestión directa de los servicios púbicos es una necesidad. Si nuestras vidas siguen en manos de la patronal, no será posible el cambio sociopolítico por el que luchamos.



martes, 29 de noviembre de 2016

En los internamientos psiquiátricos se incumplen los derechos humanos

Ya hablamos en su momento sobre las contenciones mecánicas en las unidades de psiquiatría como una vulneración clara de los derechos humanos, existen otras prácticas que quedan soterradas y son igualmente deplorables. También tratamos las esterilizaciones forzosas que se producen sobre todo en mujeres, pero hay más derechos que se vulneran en las unidades de psiquiatría.

Lo cierto es que en 2008 se ratificó La Convención de Derechos de Personas con Discapacidad, pero se incumple en muchos puntos. Pacientes y profesionales han denunciado a través de la campaña de twitter #DDHHPsiquiatría estas vulneraciones. Pacientes y familias aseguran que un ingreso voluntario se convierte en forzoso, ya que después si decides salir ya no depende de ti, sino del psiquiatra de turno.

Muchos pacientes denuncian la falta de personal que existe en los servicios de psiquiatría, aunque también denuncian la falta de voluntad que hay. Una paciente relata que en uno de sus ingresos estaba muy nerviosa, pero si una enfermera se sentaba con ella a charlar eso le tranquilizaba, por lo tanto no era necesaria una contención mecánica, ni pinchazos, ni correas.

Sin embargo, asegura que muchas veces se echa de de menos “esa voluntad de tener un trato más humano y ‘perder’ tiempo con los pacientes”, y por tanto se hagan más contrataciones  para que haya “más enfermeras que puedan y quieran salir del control de enfermería y charlar y cuidar a los pacientes que lo necesitamos”.  

Precisamente es por esa falta de personal que en algunos centros contratan en lugar de a celadores a personal de seguridad sin ninguna formación en Salud Mental y se pasean según denuncia la paciente “con la porra colgada del cinturón en plan disuasorio, por lo que resulta muy violento, intimidante y amenazante”.

Ana Carralero, enfermera de salud mental, asegura además que “en teoría los vigilantes de seguridad no deberían tocar a los pacientes, y en muchos sitios ayudan a las contenciones o los usan para asustarlos”. De hecho, hay un documento de la Asociación Española de Salud Mental, donde recomiendan "su uso".

Otra de las cuestiones que se ha denunciado es el trato discriminatorio dentro del mismo hospital, como sucede en el Ramón y Cajal, donde los pacientes tienen que llevar un pijama diferente que los distingue del resto de pacientes del hospital.

Si se habla de que a los pacientes se les trata como a presos no es gratuito, ya que además se les quita sus objetos personales, y no se les permite usar su ropa, ni su gel, ni su champú, un libro, música... si no es sin permiso. En los ingresos psiquiátricos se filtran las llamadas familiares y amigos, permitiéndose tan sólo una diaria.

Un familiar denuncia haber visto lo que se denomina "aislamiento sensorial" -calificado de tortura por organismos de derechos humanos- consistente en atar a una persona a la cama, inmovilizarla y prohibirle cualquier lectura o música, además de no permitir la entrada de nadie.

Volviendo al tema de las contenciones forzosas o mecánicas se han dado casos en los que el psiquiatra ha sido ayudado por otro paciente para atar a otro. Es algo que el comité contra la tortura de la ONU puntualiza específicamente que eso no puede ocurrir en ningún caso. Por ejemplo, entre las recomendaciones que se dan en el caso de que las contenciones sean inevitables, es que los pacientes no pueden estar solos con otros pacientes. Sin embargo, en muchos sitios eso ocurre, ya que en el hospital Ramón y Cajal las habitaciones son triples y si atan a uno está con otros dos en la habitación, según aseguran fuentes cercanas al hospital.

La medicación forzosa es otro de los puntos a denunciar, ya que se producen amenazas, como “quitarles los permisos o no darles el alta o dejarles sin comer si no se toman la medicación”, asegura Carralero. “Portarse bien es algo que se usa mucho, como condición para, como si de niños se tratase”.

Como si de un capítulo de Black Mirror se tratara, un paciente explica que “en los ingresos muchas veces te dan pastillas que no sabes qué son y la enfermera se niega a decírtelo porque eso tienes que hablarlo con el psiquiatra, que no va a verte hasta el día siguiente, tres o cuatro tomas de medicación más después”, explica. “Y si te niegas a tomarte la medicación, te humillan, te enfrentan a tus compañeros (‘nadie va a poder levantarse de la mesa hasta que no te la tomes’), te amenazan con reducirte y pinchártela”, denuncia.

Algo que también se está denunciando es la falta de formación en el personal –algo a lo que obliga la Convención- ya que hay una especialidad en salud mental para enfermeras, pero no se exige. Los auxiliares de enfermería y celadores no reciben una formación específica para trabajar en las unidades por lo que muchas veces no entienden por qué los pacientes se comportan de una determinada manera, creen que lo hacen porque quieren.

Otra vulneración son los engaños al paciente, ya que “se les dice que vaya al hospital porque les van a hacer una prueba médica por ejemplo y una vez en el hospital les ingresan involuntariamente”, explica un profesional sanitario.

Estas son tan sólo algunas de las denuncias que se han producido en los centros sanitarios de salud mental. Muchas otras no se tienen en cuenta, porque ¿quién va a creer a un loco? Precisamente de esa vulnerabilidad se aprovechan tanto profesionales como “los Jefes de Todo Esto”.

La pregunta es ¿queremos que lugares que se destinan a sanar se conviertan en cárceles donde se suprimen los derechos humanos?