sábado, 21 de enero de 2017

La Junta de Andalucía asfixia a las familias trabajadoras exigiendo la devolución de la Beca 6000

A lo largo de este curso académico, la Junta de Andalucía ha comenzado a  reclamar a decenas de jóvenes andaluces la devolución de la beca 6000 que solicitaron en el curso 2014/2015. La excusa con la que exigen la devolución de esta beca es haber superado el porcentaje de faltas permitido. Esto coloca a las familias que se ven obligadas a devolverla en una situación angustiosa.
 
El gobierno de Susana Díaz que defiende de palabra la educación pública no ha hecho otra cosa que atacarla aplicando los recortes de la misma forma que el gobierno central. Desde el año 2012 la Junta de Andalucía ha dejado la educación pública en una situación de emergencia total: con el despido de más de 5000 profesores, el aumento de horas lectivas del profesorado, no cubriendo las bajas al menos hasta un mes después de producirse, y rebajando el presupuesto para la beca 6000 en 15 millones. No contentos con este desastre, ahora reclama la devolución de esta beca a alumnos que han cumplido con los requisitos para que se les concediera, bajo la excusa de haber superado el 15% de faltas. 
 
A quien afecta la exigencia de devolución de esta beca es precisamente a los jóvenes de familias más humildes. Familias que solicitaron la beca porque les era completamente necesaria para pagar los estudios y que cumplían con todos los requisitos económicos y académicos para que se les concediera. Estas familias recibieron el dinero porque acreditaron ante la Junta que sin ella sus hijos no podrían continuar estudiando y dedicaron el importe de esa beca a cubrir los gastos de sus estudios. Pero a la Junta parece que todo esto le da igual y reclama ahora la devolución de un dinero que las familias ya han gastado y por tanto no pueden devolver.
 
Un porcentaje de faltas injusto que asfixia a los jóvenes con más dificultades
 
Desde el Sindicato de Estudiantes nos oponemos a que superar la barrera del 15% de faltas sirva de excusa para exigir la devolución de la beca. Este porcentaje supone una gran dificultad para los estudiantes de familias humildes que, muchas veces, tienen que compaginar los estudios con trabajo, ayudar en casa o cuidar a familiares enfermos o a niños pequeños. 
 
Resulta incomprensible que la Junta reclame la devolución de las becas ahora, después de dos años. Si el gobierno de Susana Díaz no tiene dinero para pagar las becas del próximo curso que lo saque de otro lado, de impuestos a los ricos, a los bancos o a la iglesia, pero no de asfixiar a las familias humildes que necesitan esa ayuda. Y más en una comunidad donde el paro y la precariedad laboral golpea con virulencia e impide a las familias garantizar unos estudios dignos a sus hijos por no poder pagarlos.
 
El gobierno deja sin becas a cientos de estudiantes en todo el Estado
 
La situación en el resto del estado no es muy diferente a la que vivimos en Andalucía. Los jóvenes que queremos seguir formándonos cada vez lo tenemos más difícil. Al aumento de las tasas en FP y en la Universidad se une la disminución del presupuesto para las becas a nivel estatal, que supone este curso la negación de cientos de becas por parte del Ministerio de Educación, que dependen del gobierno central, por motivos académicos (no alcanzar el 6,5 de nota media) y de patrimonio (tener más de 1700 euros de patrimonio, sin importar cuantas personas formen el núcleo familiar). Desde el Sindicato de Estudiantes exigimos al gobierno de Susana Diaz y al gobierno central que frenen los ataques a la educación pública. Queremos becas suficientes para que todos los jóvenes podamos estudiar, independientemente de la situación económica de nuestras familias. 
 
¡Basta de negarnos nuestro derecho a la formación y a la cultura!
¡Los hijos de la clase trabajadora queremos estudiar!
 
 

No a las "tarjetas sociales"

Tras la Conferencia de Presidentes Autonómicos que tuvo lugar el pasado martes 17 de enero, profesionales del Trabajo Social quedamos atónitos con la noticia: el Gobierno Estatal y los Gobiernos Autonómicos habrían pactado para crear la “Tarjeta Social”!!!!!!

O lo que será lo mismo, la “Tarjeta de los Pobres”, similar a las que se emitían en el siglo XIX para etiquetar y diferenciar a los llamados “pobres oficiales". En pleno siglo XXI damos una zancada hacia el pasado, volviendo a una nueva realidad alejada completamente de los derechos sociales, la dignidad y la justicia social.

Es por ello, que la Plataforma en Defensa del Trabajo Social en España no podemos quedarnos de brazos cruzados viendo como una vez más se estigmatiza a las personas carentes de recursos. Pedimos la eliminación de las  tarjetas sociales, pedimos que no se las encasille y se las señale como pobres.

Pedimos justicia social y un Estado REAL de oportunidades y bienestar.
¡No a las tarjetas sociales!

Firma esta petición en change.org

jueves, 19 de enero de 2017

La cara "carcelaria" de las casas de acogida a maltratadas


“Se dice que las casas de acogidas de todo el país son espacios creados para que les permita reflexionar sobre su situación personal y planificar su futuro, apoyarlas y reforzar su autoestima y la de sus hijos e hijas y para que encuentren los medios necesarios que posibiliten su independencia y autonomía de cara a su plena recuperación personal y su inserción sociolaboral. Pero la realidad es bien distinta”. Este testimonio es de Jessica Fillol, nacida en Sabadell en 1981 y bloguera profesional, lo cuenta con detalle en su página personal Y tendré yo la culpa si las cosas son así…

Perfecta muestra de ello son los vídeos que adelanta Diario16.com. En este trabajo elaborado por las integrantes de la asociación gallega Ve La Luz –que permanecieron en huelga de hambre en la Puertal del Sol durante la manifestación feminista del pasado 7-N y se enfrentaron cara a cara con la violencia machista que ejerció un grupo de padres que supuestamente pretendían defender de este modo el derecho a la custodia compartida– se pueden escuchar testimonios de mujeres supervivientes de la violencia machista que estuvieron residiendo en la casa de acogida de A Coruña y también de trabajadoras del mismo centro.

Los testimonios son estremecedores y destapan una realidad que hasta ahora pasaba completamente desapercibida por la opinión pública en general. Falta de libertad, restricciones incomprensibles, atención sociosanitaria deficiente, son algunas de las lagunas que algunas mujeres acogidas y ex trabajadoras del centro de A Coruña denuncian en estos vídeos ahora hechos públicos. Las entrevistas a supervivientes y trabajadoras del centro gallego han sido realizadas por la presidenta de la Asociación Ve la luz, Gloria Vázquez.

Fillol denuncia que son precisamente las mujeres que viven temporalmente en estas casas de acogida las que “muchas veces” son sometidas a un “régimen carcelario” alegando que es “por su propia seguridad”, al tiempo que sus agresores, muchas veces con órdenes de alejamiento en vigor “y penas irrisorias”, que en su gran mayoría no llegan a entrar en prisión, “y se pasean a sus anchas, tan campantes, mientras sus víctimas deben vivir recluidas y con miedo a volver a encontrarse cara a cara con sus agresores”, cuenta la activista.

Desde la asociación Ve la luz se resalta que las denuncias sobre la casa de acogida de A Coruña no son “un caso aislado”. Las denunciantes aseguran que “son muchas las casas de acogida, como la de A Coruña, que en vez de actividades de recuperación, restringen a las mujeres allí acogidas víctimas de violencia de género al acceso a psicólogos, servicios jurídicos y ayudas económicas”.

Estos testimonios directos tanto de ex trabajadoras como de supervivientes de violencia de género que han tenido la valentía de alzar su voz para pedir ayuda pese a que en su momento se las obligó a firmar un contrato de confidencialidad que en principio les impedía contar lo que allí sucediera son claros y contundentes de una realidad oculta que pocos conocen de la labor que realizan los centros de acogida en España.

Los cinco testimonios a los que ha tenido acceso Diario16.com son estos:

Testimonio 0. Pleno municipal A Coruña. Intervención de la Asociación Ve la luz.


Testimonio 1. Ex trabajadora casa de acogida de A Coruña.

Esta ex trabajadora cuenta que las presiones a las que están sometidas las mujeres acogidas es tal que llegan a recibir amenazas, vejaciones y coacciones, e incluso llegan a enfrentarse por la comida. “En muchas ocasiones, además de la violencia sufrida en su relación, son también sometidas a violencia institucional, expulsadas de las casas de acogida, estigmatizadas y condenadas a vagar durante días por las calles porque no tienen a dónde ir”, explican en la Asociación Ve la Luz.

También las ex trabajadoras de estos centros que en su día fueron amenazadas y expulsadas de sus puestos de trabajo hoy deben seguir ocultando su identidad para poder difundir sus testimonios de lo que ocurre tras los muros de estas casas de acogida.


Testimonio 2. Ex trabajadora.

“Esta es la voz de quienes son amenazadas, sometidas a la extorsión, represaliadas y expulsadas por no responder al perfil de carcelaria, por entregar a escondidas a las supervivientes de violencia de género y a sus hijos e hijas una botella de agua, un yogur o un pañal extra a escondidas, por darles un abrazo prohibido o simplemente por escucharlas”, denuncian desde la Asociación Ve la luz.

Racionamiento de alimentos, agua, pañales, toques de queda, prohibiciones de llamar por teléfono, condiciones de insalubridad, restricciones a psicólogos, amenazas, extorsiones, expulsiones, difamación… Todo esto ocurre, según estas ex trabajadoras, en un centro cuyo objetivo es crear un espacio de acogida con apoyo personal, psicológico, jurídico y social para conseguir devolverles la dignidad a quienes han sobrevivido a una de las peores formas de violencia, a quienes se siguen encontrando en una terrible situación de emergencia.


Testimonio 3. Superviviente de violencia de género en la casa de acogida de A Coruña.
La voz distorsionada que se escucha en esta grabación telefónica es de una de las supervivientes que con su hijo residió en la casa de acogida de A Coruña. A pesar de que hace apenas unos meses que salió de esta “cárcel” o “casa del terror” –como ellas mismas la denominan–, ella aún no puede mostrar su voz ni su imagen  porque tiene miedo a represalias.


Testimonio 4. Superviviente de violencia de género en la casa de acogida de A Coruña.
Aquí, una víctima de violencia de género que llegó a la casa de acogida de A Coruña con sus hijos detalla cuál es el “programa de atención y apoyo” del centro. Hace ya más de seis meses que salió de allí despavorida con el trato recibido.
Desde las 7:30 horas, antes de que puedan ocuparse de sus hijos y llevarlos al colegio, comienzan las actividades en el centro o “cárcel”, como ellas lo llaman: poner el desayuno a empleadas y demás trabajadoras, recoger, limpiar y por último desayunar ellas y sus hijos.
El resto de la jornada la pasan fregando y limpiando las instalaciones, pero ni a ellas ni a los niños les está permitido asomarse a las ventanas a tomar el aire o simplemente mirar a quienes circulan por las calles. Pero, contradictoriamente, sí deben limpiar los cristales, “porque por lo visto cuando limpian cristales no corren peligro de ser vistas…”, denuncián desde Ve la luz. Tampoco les está permitido hablar por teléfono y leer la prensa.



martes, 17 de enero de 2017

La Otra Memoria Histórica. Navidades Negras

Estas pasadas fiestas se cumplieron 25 años de las Navidades Negras en Asturias. El duro conflicto de la minería, centrado en Hunosa, que se desarrolló entre diciembre del 91 y enero del 92 (paradojas de la historia, mientras se desmoronaba la Unión Soviética). Conflicto que finalmente se saldó con la trágica fórmula de las prejubilaciones y cierre de instalaciones, con la consecuente pérdida de empleo y de músculo industrial.

El 23 de diciembre de 1991 los 20000 mineros de Hunosa se declararon en huelga, sin previo aviso, llamando a extender el paro a toda la minería asturiana para los días 26 y 27. La convocatoria se produce en respuesta a los planes de reestructuración de Hunosa (destrucción de 6000 puestos de trabajo y cierre de instalaciones, entre ellas varios pozos) y por la reindustrialización de Asturias. 36 dirigentes mineros de CCOO y SOMA-UGT iniciaron un encierro en el pozo Barredo. Los enfrentamientos contra las fuerzas del estado se producen desde el primer momento. Enfrentamientos especialmente duros en Mieres, donde los antidisturbios disparan pelotazos contra las casas. Los mineros se defienden valientemente. Como respuesta a la brutal represión, un grupo de encapuchados asalta las oficinas de Hunosa.

El lunes 30 de diciembre, los encerrados en pozo Barredo anuncian el recrudecimineto de las movilizaciones, manteniendo la huelga una semana más en Hunosa, extendiendo el paro al resto de la minería el jueves y el viernes. Además, para ese viernes 3 de enero, los sindicatos convocan huelga general en las cuencas del Nalón y del Caudal. El paro es total y una masiva manifestación termina en el pozo Barredo, para recibir a los sindicalistas que dan por finalizado el encierro. El 4 de enero los sindicatos dan por finalizada la "primera fase de movilización" y hacen un llamamiento a volver a la normalidad laboral en Hunosa. Sin embargo, las asambleas celebradas en los pozos deciden continuar con la huelga, desoyendo a sus propios dirigentes. Siguen adelante los paros, aunque van perdiendo fuerza.

El 9 de enero fracasa el intento de los alcaldes de las comarcas mineras de buscar una salida negociada al conflicto, ante la negativa del gobierno de modificar sus planes para Hunosa. Como respuesta el paro vuelve a ser total en los pozos y se recrudecen los enfrentamientos en las calles. El 10 de enero los estudiantes de Langreo y Mieres salen a la huelga y sustituyen a los mineros en las barricadas, cortando el acceso al valle del Nalón. Continúa el paro y los enfrentamientos con las fuerzas de represión, llegando el día 13 los disturbios hasta Oviedo.

El 15 de enero, por primera vez Felipe González se refiere públicamente al conflicto, defendiendo el plan de reestructuración. La consumación de esta nueva traición supone un enorme jarro de agua fría, lo que junto a la tibieza y los titubeos de los dirigentes sindicales, hace que poco a poco la normalidad laboral se vaya imponiendo en los pozos. Ese mismo día, se reanuda la producción de carbón por primera vez desde el inicio del conflicto. Pero el conflicto no estaba finalizado. Los estudiantes de las cuencas vuelven a la huelga los días 16 y 17, produciéndose de nuevo enfrentamientos con los antidisturbios durante las masivas manifestaciones.

Finalmente los sindicatos claudican, aceptando un plan que incluye miles de prejubilaciones, acelerándose el cierre de pozos y el desmantelamiento del sector minero. Un largo conflicto en defensa de la minería que nunca se cierra y que demuestra la debacle del sindicalismo de pactos y paz social.



Los planes de la burguesía europea (con el beneplácito de la parasitaria burguesía nobiliaria patria) pasaban por someter las economías del sur a los intereses del norte. Incluso hay quien denunciaba que se pretendía convertir a España en el burdel de Europa. Estos planes precisaban del desmantelamiento industrial de nuestro país (pese a sus fuertes debilidades estructurales, en 1974 el estado español era la décima potencia mundial a nivel industrial). Para lograrlo contaban con la traición del PSOE, encabezado por Felipe González. La conocida como reconversión industrial fue un crimen contra la clase trabajadora de nuestro país. De aquellos polvos vienen los lodos en los que nos ahogamos hoy. Mientras el paro hacía estragos y se preparaba el camino para un nuevo mercado laboral basado en la precariedad absoluta, los de siempre se zambullían en la cultura del pelotazo y se hinchaban a robar de los fondos europeos entregados como caramelo envenenado a cambio de destrozar el sistema productivo del país.

La clase obrera defendió a pecho descubierto los puestos de trabajo, frente a la encarnizada represión de los esbirros de Barrionuevo y Corcuera y la difamación de los medios de comunicación que acompañaban a cada cierre industrial. Pero las direcciones sindicales de CCOO y UGT no estuvieron a la altura. En esos momentos ya se había impuesto el modelo sindical basado en la concertación y la colaboración de clases. Una y otra vez, se aplicaba la teoría del mal menor. Pérdida de derechos para mantener el empleo, EREs a cambio de promesas de futuras recolocaciones que nunca llegaban, prejubilaciones (que no eran más que garantizar el pan de hoy a cambio de condenar al paro y la explotación a las siguientes generaciones)...

Si el sector minero no ha desaparecido por completo en nuestro país, (y con él comarcas enteras) es gracias a la lucha de las familias mineras y de las cuencas. Aunque desde entonces vive una lenta y dolorosa agonía, propiciada en gran parte por el chivato y traidor José Ángel Fernández Villa (eterno dirigente del SOMA-UGT), que a la postre ha resultado no ser más que un vulgar ladrón. SOMA-UGT, quien te ha visto y quien te ve.

Y así, de derrota en derrota hasta la situación actual. Nos vendieron la moto de la construcción y ya vemos los resultados. Y nos engatusaron con los cantos de sirena del turismo. No parece casualidad la expansión del turismo low cost. Y ya estamos entre los 10 principales destinos de turismo sexual (junto a República Dominicana, Holanda, Brasil, Indonesia, Kenya, Colombia, Camboya, Filipinas y Tailandia). Parece que lo están consiguiendo, al final tenían razón los del burdel. Pero que tengan cuidado, que la paz social ya deja ver sus grietas.

Concentraciones contra Trump

 

¡19, 20 y 21 de enero: jornadas de protesta internacional!

El próximo 20 de enero, Donald Trump jurará su cargo como nuevo presidente de EEUU. Su discurso racista, machista, homófobo y reaccionario ha provocado una oleada de movilizaciones tremenda nada más ser elegido. Decenas de miles de jóvenes y trabajadores han salido masivamente a la calle al grito de ¡Abajo Trump! y ¡No es mi presidente!

Desde el Sindicato de Estudiantes en colaboración con el CEDEP (Comité Estudiantil en Defensa de la Educación Pública en México) estamos llevando a cabo una campaña de solidaridad internacional con Socialist Students, la organización que está llevando a cabo las movilizaciones contra Trump en EEUU.

Coincidiendo con los paros convocados por nuestros compañeros de Socialist Students en todos los institutos de EEUU el día 20, ¡llamamos a todo el mundo a participar en las concentraciones!

¡Levantar la resistencia contra Trump con la movilización masiva de los jóvenes y la clase trabajadora!

SÁBADO 21 DE ENERO
Madrid: 12:00h frente a la embajada de EEUU (Serrano, 75)
Barcelona: 12:00h frente al consulado de EEUU (Passeig de la Reina Elisenda de Moncada, 23, Sarriá)
Sevilla: 12:00h en Plaza Nueva
Valencia: 12:00h frente al consulado de EEUU (Carrer del Doctor Romagosa, 1)
VIERNES 19 DE ENERO
Asturias (Oviedo): 18:00h en Plaza la Escandalera

lunes, 16 de enero de 2017

Acto por la absolución de los 5 del Buero



En 2011, después del estallido del 15-M, y en el marco de las protestas por los recortes en educación que la Comunidad de Castilla la Mancha había anunciado, se produjeron protestas en muchos lugares, entre ellos en Guadalajara. Una de esas protestas acabó en el teatro Buero Vallejo donde se celebraba el pregón de las fiestas. Una protesta contundente, pero pacífica.

Meses después, 5 personas seleccionadas minuciosamente de entre los participantes en la protesta, fueron encausadas y, después de un largo y esperpéntico proceso, se enfrentan ahora a un juicio que se celebrará el próximo mes de febrero en el que la acusación particular pide cuatro años de cárcel y 3000 € de indemnización conjunta. Para denunciar esta situación han estado con nosotros dos de sus protagonistas, Miguel Angel y Domingo.

Escucha la entrevista a los represaliados en El Candelero

domingo, 15 de enero de 2017

Apoya la campaña #1EUROPORMEMORIA

Tras nuestro paso por el programa de Recuperando Memoria, iniciamos un proyecto de colaboración con este grupo de jóvenes con el que no sólo nos une la inquietud por "la otra memoria histórica", también la lucha por la justicia social.

Han lanzado la campaña #1EUROPORMEMORIA para poder seguir adelante con su labor de divulgación y denuncia, para que al menos su esfuerzo no siga costándoles dinero. Apoya la lucha contra la amnesia de nuestro país...donando un euro al mes podrán seguir pagando el estudio, el dominio y afrontando los gastos del día a día derivados de la labor periodística.

Pincha el enlace y participa a través de TEAMING

Pinchando aquí puedes escuchar todos sus programas (ya van por la segunda temporada). Y sobre todo, no olvides difundir. ¡Verdad, justicia y reparación para las víctimas del franquismo!




sábado, 14 de enero de 2017

Hortaleza Boxing Crew: Nuestros sueños no se derriban

Hortaleza Boxing Crew es un proyecto creado por la gente del madrileño barrio de Hortaleza con la intención de ofrecer un punto de encuentro a la chavalada del barrio, y de paso detectar posibles necesidades y actuar, utilizando como excusa el boxeo.

Nunca han querido saber nada de las administraciones públicas, sólo que les dejen en paz. Y es que la Comunidad de Madrid pretende derribar el local en el que desarrollan su actividad, sin ofrecer ninguna alternativa viable. En 1974 fue cedido a los vecinos del barrio de La Uva, en el distrito de Hortaleza un espacio en la calle Alfácar 45. El movimiento asociativo, con su dinero y trabajo, construyó las paredes, el suelo y acondicionó lo que sería su local oficial hasta 1996. En 1989 se fija una renta simbólica de 1000 pesetas anuales. En 1996, tras la primera remodelación de La Uva, se derriba el local de la calle Alfácar y se les da a las asociaciones un local en la calle Abarzuza Bloque 31. Este local es la sede oficial actual de las asociaciones vecinales del barrio. 


Han organizado para hoy, una jornada reivindicativa, con la chavalada como protagonista. ¡Apoya la lucha, crea tejido social en los barrios! Porque nuestros sueños no se derriban